‘Hijos del dios binario’ de David B. Gil

[[image: {“alt”:”Sl58543",”src”:”16a406/sl58543",”extension”:”jpg”,”layout”:”normal”,”width”:650,”height”:488}]]

Este es uno de esos libros que estaba deseando leer desde mucho antes de que llegara a mis manos. Un par de recomendaciones, una lectura rápida a la sinopsis y un par de intercambio de tuits con el autor a través de Twitter donde me mencionaba a **Ray Bradbury** y, ay, ya supe que tendría que leerla cuanto antes. Se hizo un poco de esperar, esa es la verdad, pero por fin [Hijos del dios binario](https://www.amazon.es/Hijos-Dios-Binario-FUERA-COLECCION/dp/8483658542/ref=tmm_hrd_swatch_0?_encoding=UTF8&qid=1463572199&sr=1-1) de **David B. Gil** llegó a casa por medio de un amigo.

Nos situamos en un futuro inconcreto pero cercano. Todo nos resulta vagamente familiar, y a la vez ligeramente extraño, como si lo viéramos a través de un cristal distorsionado. En este escenario, nos encontramos con **Daniel Adelbert**, un *prospector*, es decir, un buscador de objetos del siglo XX que de repente se ve envuelto en una guerra entre grandes corporaciones.

Mientras, en Madrid, **Alicia Lagos**, una periodista digital, recibe un mail de un antiguo amigo en el que descubre que lo han asesinado y le da información confidencial que afecta a una de las empresas más grandes del mundo. Así, Daniel y Alicia comenzarán una investigación paralela que los llevará de Irlanda a Singapur, pasando por Londres o Tel Aviv. **Una investigación que les llevará a descubrir uno de los secretos mejor guardados de las últimas décadas.**

‘Hijos del dios binario’ es una sabia mezcla entre thriller y ciencia ficción, una mezcla que parte del **delicado equilibrio entre un mundo siempre cambiante y una humanidad que se empeña en repetir los mismos errores una y otra vez**. Es muy adictiva, eso os lo puedo asegurar, y una vez que comienzas a leer es difícil que puedas dejar el libro. Bueno, el tiempo justo para haceros otro té, ya me entendéis.

David B. Gil toma referencias del *cyberpunk* más clásico pero tampoco olvida a Ray Bradbury. Tenemos referencias a **Blade Runner** pero también a **Kazuo Ishiguro**, y todo ello nos lleva a una novela redonda que nos hace plantearnos hacia dónde vamos, como personas y como especie. No es fácil conseguir esta doble lectura, pero el autor nos lleva por donde quiere.

David B. Gil nació Cádiz, aquí cerquita de mí, y se licenció en **Periodismo**, para estudiar más tarde Diseño Multimedia y Dirección de redes sociales. Ha trabajado como redactor para diferentes medios y ya en 2012 fue finalista del **Premio Fernando Lara** con su primera novela, **El guerrero a la sombra del cerezo**, que será reeditada en breve por **Suma de Letras**.

‘Hijos del dios binario’ es sólo su segunda novela y ya se ha convertido por derecho propio en **uno de los nombres a tener en cuenta en el panorama de género patrio**. Por mi parte, no os podéis hacer una idea de lo mucho que he disfrutado de esta novela y ya estoy deseando saber más de los próximos planes de este autor. Permaneced atentos…

> La vida es como fumar — dijo Daniel, mostrando el cigarrillo que sujetaba entre los dedos — : Puedes dejar que se consuma lentamente… Quizás así te dure más, pero te perderás lo mejor que puede ofrecerte. — Se llevó el cigarrillo a los labios e inspiró con deleite, entrecerrando los ojos — . O puedes saborearla a fondo. Acabará matándote antes, pero al menos sabrás que aprovechaste tu tiempo. — Abrió los ojos y sonrió a la mujer que lo observaba desde el otro lado de la mesa — . ¿Qué opina? ¿Merece la pena hablar de los aburridos asuntos que nos han traído hasta aquí, o nos levantamos, salimos a la calle y nos confundimos con la gente? Podemos caminar a orillas del Yamuna hasta que anochezca, cubrirnos con un manto de estrellas.
>
>

*Suma de Letras 
ISBN: 9788483658543 
576 páginas 
18,90 euros*

Más información | [Ficha en Suma de Letras](http://www.megustaleer.com/libro/hijos-del-dios-binario/ES0141140)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.